panoramica_sld

Finca Garbo nace del sueño de una familia y su pasión por los olivos. Aquí se conjugan el clima y la cercanía del mar, el suelo fértil y el agua del río para dar los mejores aceites de la región. 

Finca Garbo nace del sueño de una familia y su pasión por los olivos, su nombre significa elegancia y brío, tal como su terruño y sus frutos.

Hoy este sueño es una realidad. La Finca tiene como aliado natural el Río Quequén Salado que acaricia uno de los márgenes del campo, dotándolo de una singularidad y belleza inigualable. Éste, junto a las inmejorables condiciones del clima y suelo, que lo asemejan al clima mediterráneo, posibilitan la obtención de aceites de calidad premium.

VARIEDADES IMPLANTADAS

Arbequina – Arbosana – Changlot real – Coratina